Comunidad Cristiana Eben-Ezer: Estudios biblicos
Imprimir esta ventana

ESCUELA DOMINICAL - CLASE DE ADULTOS - SERIE DE ESTUDIOS SOBRE LA MANSEDUMBRE COMO CUALIDAD CRISTIANA POR EXCELENCIA.

Pr. Joaquín Yebra.

PRIMER ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE": Texto básico: Mateo 5:5.

INTRODUCCIÓN:

La mansedumbre está relacionada con dos áreas primordiales de la experiencia cristiana:

a) Nuestra relación vertical con Dios.

b) Nuestra relación horizontal con los hombres.

Esto es imposible sin la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. Cuando el Espíritu Santo viene a morar en nuestra vida, nos trae el carácter y la mente de Jesucristo: 1ª Corintios 2:15-16.
En otras palabras, el Padre envía a la bendita Persona del Espíritu Santo para que en nosotros se reproduzcan todas las virtudes de Jesucristo.

Dios quiere que seamos mansos como Él es manso.

Sólo podemos ser mansos a través de nuestra relación con Dios.

Primeramente, el Señor quiere hacernos mansos respecto a la voluntad y la autoridad divinas.

En segundo lugar, el Señor quiere hacernos renunciar voluntariamente a nuestros derechos para servir a los hombres.

Y por increíble que nos parezca, este es el secreto para llevar el Evangelio al mundo y vencer todo obstáculo. La recompensa será heredar la tierra, por cuanto la tierra no es de los terratenientes, de los "señores de este mundo", sino propiedad de Dios y herencia de sus hijos.

Definición de "mansedumbre" : Griego "praus", espíritu suave, gentil y sumiso a la voluntad de Dios: Sumisión a la Soberanía de Dios, a la Palabra de Dios, y a la Dirección de Dios.

En el griego del tiempo del Nuevo Testamento se empleaba para referirse a la doma de un caballo.

A) ¿CÓMO RECIBIMOS LA MANSEDUMBRE?

Dos caminos:

1º) Romanos 6:4-11. Debemos considerarnos "muertos al pecado", es decir, "muertos a la naturaleza rebelde", que es la única naturaleza en nuestra vida antes de recibir a Jesucristo como único Señor y Salvador. (Romanos 6:6-7).

2º) Salmo 139:23-24. La mansedumbre frecuentemente se da en el cristiano cuando vive bajo la disciplina de Jesucristo. A través de pruebas, luchas, dificultades, obstáculos, impedimentos y sufrimientos, el verdadero discípulo de Cristo aprende a ser manso.

Un aspecto importante en el desarrollo de la mansedumbre en el discípulo cristiano es la actitud de apertura y el deseo de aprender del Señor y de sujetarse a los pastores o ancianos de la iglesia: 1ª Pedro 5:5.

Sólo desde la mansedumbre podemos usar todo don, talento y recurso para la gloria del Señor. Como resultado, el mundo es literalmente nuestro: 1ª Corintios 3:21-23.

La mansedumbre es camino de felicidad: Mateo 5:5.

La mansedumbre es camino de sabiduría: Santiago 3:13, 17-18.

¿Conocemos a algún soberbio que sea feliz?

Proverbios 14:29; 15:1; 16:32; 19:11; Eclesiastés 7:8.

B) ¿QUÉ IMPLICA LA MANSEDUMBRE?

Primero, conocer a Cristo Jesús. Esto implica relación personal con el Señor: Lucas 6:46; Mateo 7:21.

Segundo, sujeción a la Palabra de Dios, no a las filosofías de los hombres: 2ª Timoteo 2:15; 3:16-17.

Tercero, sujeción a los canales de autoridad delegados por el Señor:

a) En el mundo: Romanos 13:1-2; 1ª Pedro 2:13-14 (Hechos 4:19-20; 5:27-29; Hechos 16:37).

b) En el hogar: Efesios 5:23-24 (Efesios 5:21, 25, 28-29, 33; Mateo 22:37-39).

c) En la iglesia: Hebreos 13:17 (Hebreos 13:7-8).

Cuarto, dejarnos guiar por el Espíritu Santo: 1ª Juan 4:1-2.

Nunca atribuyamos al Espíritu Santo cuanto proceda de nuestros deseos egoístas y ambiciones carnales: 1ª Juan 2:15-16; Filipenses 2:3-4.

RESUMEN:

a) La mansedumbre significa que nuestra voluntad carnal y rebelde ha sido "domada" y conducida a una actitud de total obediencia a la voluntad de Dios.

b) Sólo en la medida en que nosotros nos rindamos a la obra del Espíritu Santo se generará la mansedumbre en nuestras vidas.

c) Con la ayuda del Espíritu Santo debemos cultivar tres actitudes fundamentales hacia Dios: La Sumisión a la Palabra de Dios, a la autoridad delegada por Dios a los hombres, y a la dirección del Espíritu Santo.

d) Con la ayuda del Espíritu Santo debemos cultivar un espíritu apacible para con los demás.

e) Esta mansedumbre y humildad no significan debilidad, simplismo o ñoñería, ni tampoco el compromiso de nuestra fe, sino una reacción amorosa hacia aquellos que se oponen al Evangelio o nos desprecian por ser discípulos de Jesucristo.

f) Jesucristo es nuestro supremo ejemplo de mansedumbre y humildad.

J.Y.

SEGUNDO ESTUDIO: "EJEMPLOS DE MANSEDUMBRE"

Mateo 5:5.

INTRODUCCIÓN:

En las Sagradas Escrituras hallamos muchos ejemplos de hombres y mujeres que fueron probados por el Señor hasta llegar a ser mansos. Vamos a considerar dos ejemplos notabilísimos: Moisés y el apóstol Pablo.

A) MOISÉS:

El único en toda la Escritura, aparte de nuestro Señor Jesucristo, que es llamado "manso": Números 12:3.

a) Tuvo que ser "domado", por cuanto su propia naturaleza carnal no era de mansedumbre: Éxodo 2:12; 32:19; Números 20:11. (Números 14:2-4, 11-13, 19).

B) PABLO:

El Señor dedicó entre 11 y 12 años en la "doma" de Pablo, antes de que éste entrara en el ministerio activo:

a) Tres años en Arabia: Gálatas 1:15-18.

b) Entre 8 y 9 años fabricando tiendas de campaña en Tarso: Hechos 9:30; 11:25-26.

c) Estudiemos las siguientes referencias de Pablo y expliquemos cómo apuntan hacia su actitud de mansedumbre, humildad y gentileza. No olvidemos que todas ellas corresponden a su Segunda Carta a los Corintios, una iglesia bastante carnal, en la cual algunos incluso habían llegado a dudar de la autoridad del apóstol, aunque él mismo había sido quien la había fundado:

i) 2ª Corintios 1:8-11.

ii) 2ª Corintios 1:23-24.

iii) 2ª Corintios 4:1-2, 5.

iv) 2ª Corintios 8:20-21.

v) 2ª Corintios 11:7-9.

vi) 2ª Corintios 11:30; 12:1-5.

C) JESUCRISTO, EL EJEMPLO SUPREMO DE MANSEDUMBRE: Mateo 11:29.

a) En su Encarnación: Filipenses 2:5-8.

b) En su Ministerio: Juan 4:34; 5:19; 6:38; 7:16.

c) En su Muerte: Isaías 53:7; 1ª Pedro 2:21-24.

D) EJERCICIO:

Vamos a reflexionar sobre nuestra propia vida a la luz de los siguientes textos:

i) 1ª Corintios 13:4-7.

ii) Efesios 4:2.

iii) Colosenses 3:12-13.

iv) 1ª Tesalonicenses 2:7.

v) 1ª Timoteo 3:3.

vi) Tito 3:2.

J.Y.

TERCER ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE COMO SUMISIÓN A LA PALABRA DE DIOS - PRIMERA PARTE".

Textos básicos: 2ª Timoteo 2:15; 3:16-17.

INTRODUCCIÓN:

La sumisión a la Palabra de Dios es de suma importancia por cuanto la Biblia es la única guía infalible de fe. Es decir, lo que vivimos y practicamos es lo que creemos verdaderamente, y eso comprende nuestro carácter, estilo de vida y actividades.

Todas las herejías y errores en el curso de la historia de la iglesia han tenido su origen, no en las sencillas palabras de las Sagradas Escrituras, sino precisamente en el olvido de esas sencillas palabras, substituyéndolas por las interpretaciones subjetivas de quienes pretendieron erigirse en únicos o especiales intérpretes.

Los comentarios bíblicos pueden aportar información útil respecto a los textos y sus contextos, pero no pueden iluminar la Palabra de Dios. Exactamente puede afirmarse respecto al ministerio del predicador o maestro cristiano. Sólo el Espíritu Santo puede hacer real toda Escritura en el corazón de quienes tienen hambre de la Palabra y sed del Espíritu.

A) LA INTERPRETACIÓN CORRECTA DE LA PALABRA DE DIOS:

a) Sólo el Espíritu Santo puede revelar la verdad de Dios al hombre: 1ª Corintios 2:11-14.

b) Jesús lo llamó "El Espíritu de Verdad", y prometió que vendría a morar (residir) en nosotros para enseñarnos la verdad de Dios: Juan 14:16-17, 26.

c) También se nos dice que el Señor es quien da a su iglesia pastores-maestros que, siguiendo el ejemplo del Pastor y Maestro por excelencia, el Señor Jesucristo, han de predicar y enseñar la sana doctrina que guiará al pueblo de Dios mediante el entendimiento de las Sagradas Escrituras: Efesios 4:11-14; Tito 1:7-9; 2:1.

B) LA HISTORIA DE LA IGLESIA EN SUS ERRORES:

La sana doctrina es el resultado de la vuelta a las Sagradas Escrituras, frente a los errores surgidos en el curso de los siglos. Veamos las principales corrientes de error que se han dado en la historia del cristianismo:

a) Una sola Persona dentro de la Divinidad (Sabelianismo): Este error fue enseñado por Sabelius, c. 250 d.C., quien negó la existencia de la Trinidad. Para Sabelius sólo había una apariencia de tres Personas, pero que realmente sólo existía una Persona que a veces se manifestaba como Padre, a veces como Hijo, y a veces como Espíritu Santo. Arrio, presbítero en Alejandría en el siglo tercero, replanteó el asunto afirmando que el Hijo no era eterno, sino creación del Padre en algún momento antes de la creación del universo. Esa es la postura que mantienen los "ruselistas" o "testigos de Jehová". Estos errores dimanan de ignorar las Escrituras, donde se nos enseña la realidad de las tres Personas dentro de la unidad perfecta de Dios: Tito 2:13-14; Juan 1:1, 14; Efesios 3:14-19.

b) Toda la creación será salva (Universalismo): Quienes enseñan esta doctrina errónea creen que el castigo divino no será eterno, sino que será temporal y previo a la entrada de todos en el cielo de Dios. Todos los pecadores, comprendido Satanás y los ángeles caídos, serán salvados por la gracia de Dios. Estos errores dimanan de la sencillas enseñanzas de las Sagradas Escrituras: Mateo 25:41; Marcos 9:42-48; Juan 3:16-21; Apocalipsis 20:4-10; 11-15; 22:8-9.

c) La Gracia de Dios es excusa para el pecado (Antonomianismo): Esta es la enseñanza de que, por ser salvados por la gracia de Dios, no estamos obligados a guardar la ley moral de Dios, y que, por lo tanto, podemos pecar cuando queramos sin por ello perder la salvación. Este error tan extendido responde a ignorar las sencillas enseñanzas de las Sagradas Escrituras: Mateo 24:12-13; 10:22; 1ª Juan 2:28; Juan 15:4-7; Juan 14:16 = 1ª Juan 3:24.

d) El hombre nace sin pecado (Pelagianismo): Esta herejía enseña que el hombre nace sin pecado, y que por medio del esfuerzo moral puede llegar a la perfección, o cierto grado de perfección, sin la participación del Espíritu Santo. Este error ignora la sencilla enseñanza de Romanos 7:7-25.

Se puede afirmar, sin tremor a equivocarnos, que todas las sectas de impronta cristiana contienen en sus fundamentos una o varias de estas herejías históricas.

RESUMEN:

a) La Sagrada Escritura es la única guía infalible para la fe y práctica del fiel.

b) Es de suma importancia que aprendamos a interpretar correctamente las Sagradas Escrituras. Ciertas herramientas, tales como comentarios, diccionarios, la hermenéutica bíblica, y la experiencia de quienes nos han precedido, serán de gran ayuda para comprender la tipología y el contexto de las Sagradas Escrituras, pero la verdadera iluminación vendrá solamente de la bendita Persona del Espíritu Santo.

c) La historia de la iglesia, la historia de las diversas denominaciones, el conocimiento del cuerpo de Cristo hoy, y el ministerio de los pastores-maestros serán de ayuda en nuestra comprensión de las Sagradas Escrituras, pero nunca podrán ocupar el lugar de la bendita Persona del Consolador.

J.Y.

CUARTO ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE COMO SUMISIÓN A LA PALABRA DE DIOS - SEGUNDA PARTE".

Texto básico: 2ª Timoteo 2:15; 3:16-17.

INTRODUCCIÓN:

La sumisión a la Palabra de Dios es una de las principales implicaciones de la mansedumbre en el fiel.

A) Vamos a estudiar las siguientes Escrituras y elaboraremos sobre lo que cada una ellas nos enseña acerca de la obediencia a la Palabra de Dios en la vida del discípulo:

a) Josué 1:8.

b) Juan 14:15, 21, 23.

c) Juan 15:10.

d) Romanos 6:16-19.

Santiago 1:21-25.

B) ¿Quién es el Maestro Supremo de las cosas de Dios en la Iglesia: Juan 14:26; 1ª Corintios 2:10-12.

C) ¿Qué ha tenido que hacer el Espíritu Santo con los contenidos registrados en la Biblia? Juan 14:26; 1ª Corintios 2:13; 2ª Pedro 1:20-21.

D) Según las Sagradas Escrituras, ¿cuál es una de las principales funciones de un pastor-ºmaestro? Efesios 4:11; 1ª Timoteo 3:2; 2ª Timoteo 2:2, 24.

E) Expliquemos con nuestras propias palabras cuál es el papel del Espíritu Santo en relación con el ministerio de los pastores-maestros en la iglesia.

F) ¿Cómo trabajan juntos, el Espíritu Santo y el pastor-maestro, para enseñar la Palabra del Señor al pueblo de Dios?

J.Y.

 

QUINTO ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO ANTE LA AUTORIDAD".

Textos básicos: Tito 3:1-3; 1ª Pedro 2:12-14.

INTRODUCCIÓN:

El verdadero discipulado demanda una comprensión renovada y escritural de la autoridad. No hemos sido creados para sujetarnos sólo a nosotros mismos, como tan frecuentemente se nos dice hoy en las ciencias sociales. Una parte muy importante de los fracasos en el ministerio cristiano se deben a la falta de entendimiento de los canales de autoridad de Dios en el mundo, en el hogar y en la iglesia.

A) EJEMPLOS EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS:

i) El Arcángel Miguel: Judas 8-9.

ii) Nuestro Señor Jesucristo: Mateo 17:24-27; 23:1-3.

iii) Las autoridades civiles: Romanos 13:1-7; 1ª Pedro 2:13-15. (Daniel 6:10-16; Hechos 5:27-29; Mateo 22:21). Resultado: Mateo 5:10-12. ¿Qué podemos hacer respecto a las autoridades? Hechos 12:1-5.

iv) El orden del Dios en el hogar:

a) Colosenses 3:18-21; Efesios 5:22-33 (relación esposo-esposa: Efesios 5:25, 28-29; Colosenses 3:19; 1ª Pedro 3:1-7) - (relación esposa-esposo: Efesios 5:22-24; 1ª Pedro 3:3-6)).

b) Efesios 6:1-4 (relación hijos a padres: Efesios 6:1-3) - (relación padres a hijos: Efesios 6:4).

B) PREGUNTAS DE REPASO:

a) Leamos Romanos 13:1-7.

b) Si no obedecemos las leyes civiles, ¿contra quién estamos revelándonos?

c) ¿Por qué sanciona positivamente Dios a las autoridades civiles?

d) Dos razones prácticas para que obedezcamos a las autoridades civiles:

e) Leamos Efesios 5:22-33.

f) ¿Qué significa la sujeción de la esposa al esposo? Vv. 22-24, 33.

g) ¿por qué debe sujetarse una esposa a su esposo? Vv. 23-24.

h)¿Quiere decir "estar sujeta" ser inferior a su marido o estar en una posición espiritual inferior?
Gálatas 3:26-29.

i) ¿Es aplicable la autoridad del esposo solamente a la familia cristiana? 1ª Pedro 3:1-2.

j) ¿Es posible tener autoridad ordenada por Dios aunque no se sea cristiano? Juan 19:10-11.

k) ¿Cómo ha de sujetarse una esposa cristiana a un esposo inconverso? 1ª Pedro 3:1-2.

l) ¿Cómo podemos los padres provocar a ira a nuestros hijos? Efesios 6:4.

RESUMEN:

Dios ha instituido la autoridad en el ámbito civil, familiar y eclesial. El verdadero discípulo debe reconocer el derecho otorgado por Dios a las autoridades.

Ahora bien, la autoridad superior de la Palabra de Dios debe ser siempre obedecida por encima de cualquier otra autoridad que se enfrente a ella. Esto puede fácilmente provocar persecuciones y sufrimientos, pero la verdadera mansedumbre demanda de nosotros oración y amor en vez de venganza.

Cuando se produce conflicto entre las autoridades humanas (civiles, familiares y eclesiales) y la dirección del Espíritu Santo, no debemos ignorar a las autoridades humanas. Debemos orar por un cambio de actitud de parte de dichas autoridades, o buscar un plan alternativo, pero cuando no existe otra posibilidad, hemos de seguir la dirección del Espíritu Santo.

J.Y.

SEXTO ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO COMO SUMISIÓN A LA AUTORIDAD DE DIOS DELEGADA EN SU IGLESIA - PRIMERA PARTE"

Texto básico: Hebreos 13:17.

INTRODUCCIÓN:

Vamos a comenzar estudiando la autoridad de los pastores-maestros. Después entraremos en el estudio del diaconado y de toda la membresía de la iglesia local.

A) DEFINICIONES:

a) Pastores: Son los hermanos y hermanas que asumen la responsabilidad final en la supervisión de la iglesia local. Su ministerio se centra fundamentalmente en la predicación, enseñanza, exhortación y amonestación.

b) Generalmente, cuando la congregación cuenta con varios pastores, el pastor presidente es el mayor entre ellos. Este es el caso de Santiago, llamado "Justo", hermano de Jesús (hijo de José y María), quien debió decidir seguir al Señor algún tiempo después de la crucifixión del Maestro (1ª Corintios 15:7).

i) Se le reconoce como "apóstol" aunque no formó parte del grupo de los Doce (Gálatas 1:18-19). No debemos confundirlo con Santiago, hijo de Zebedeo, ni con Santiago, hijo de Alfeo (Marcos 1:19; Lucas 6:13-15).

ii) Pablo lo pone a la par con Pedro y Juan en la iglesia de Jerusalem. Vemos a Santiago actuar como "pastor-presidente" durante la celebración del Concilio de Jerusalem: Hechos 15:12-22.

iii) En el Nuevo Testamento reciben indistintamente los nombres de "pastores", "ancianos" y "obispos". Los propios apóstoles fueron también "pastores", "ancianos" u "obispos": Hechos 6:4; 1ª Pedro 5:1.

iv) En Tito 1:5-7, el apóstol Pablo emplea los términos "anciano" y "obispo" refiriéndose a los mismos hermanos. La designación de "anciano" (griego: "presbíteros") enfatiza la necesidad de madurez para el desempeño del pastorado, mientras que el término "obispo" (griego: "epískopos" = "supervisor") enfatiza las cualificaciones y requisitos para el desempeño de las funciones de cuidado y dirección de la asamblea cristiana. Por otra parte, la voz "anciano" sería más fácilmente comprendida por las congregaciones neotestamentarias de trasfondo hebreo, mientras que el vocablo "obispo" sería más fácilmente entendido por las iglesias de trasfondo griego.

v) En Tito 1:5 se hace referencia al nombramiento de "ancianos" u "obispos" en cada ciudad, lo cual nos indica que había varias congregaciones en diversas localidades, especialmente en las grandes urbes (Roma, Corinto, Éfeso, Filipos, Colosas, Tesalónica, etc.). Eso explica el hecho de que frecuentemente se empleen estos términos en plural: Hechos 14:23; Filipenses 1:1; Tito 1:5; Santiago 5:14.

c) Diáconos y diaconisas: Son los hermanos y hermanas que hacen la obra del servicio y supervisan el ministerio práctico de la iglesia local.

i) CRISTO ES LA ÚNICA CABEZA DE SU IGLESIA
EN SUS PLANOS UNIVERSAL Y LOCAL:
(Efesios 5:23; Colosenses 1:18).

ii PASTORES-MAESTROS:
Supervisores encargados primordialmente de la predicación y
enseñanza de la Palabra de Dios y la preservación
de la sana doctrina: (Efesios 4:11; 1ª Timoteo 5:17). Supervisan
y cuidan de la iglesia local mediante su enseñanza y ejemplo:
(Hechos 20:28; 1ª Pedro 5:1-3).

iii DIÁCONOS Y DIACONISAS:
Realizan los servicios ministeriales bajo la supervisión de los
pastores, encargándose principalmente de las obras de misericordia
y benevolencia, finanzas, administración, conservación, etc. Esto no impide que puedan desarrollar sus dones espirituales en otras
áreas ministeriales. (Hechos 6:2-4; 1ª Timoteo 3:8-13).

iv MIEMBROS DE LA IGLESIA LOCAL:
Cada miembro debe funcionar dentro del cuerpo local por medio
de sus dones espirituales. (1ª Pedro 4:10-11; Romanos 12:4-8; 1ª Corintios 12:1-14).

B) PUNTUALIZACIONES:

Nunca debemos entender estas funciones como jerárquicas, por cuanto todos los fieles tenemos el mismo valor (la sangre de Jesucristo derramada por cada uno de nosotros), y también tenemos acceso al Señor por el mismo camino, independientemente de cuál sea nuestra posición de ministerio u operación, y sin que importe el número de dones que podamos poseer:

a) Todos tenemos el mismo valor: Gálatas 3:27-29.

b) Todos tenemos el mismo acceso a Dios por medio de Jesucristo: 1ª Timoteo 2:5.

c) Todos somos participantes y gozamos de todos los beneficios de ser hijos de Dios en Cristo Jesús: Romanos 8:16-17.

d) Ninguno de nosotros posee todos los dones, ministerios y operaciones, por lo cual no tenemos todos las mismas funciones y responsabilidades dentro del cuerpo: Romanos 12:4-5.

e) Todos los miembros del cuerpo, cualesquiera que sea su posición o función dentro del mismo, somos llamados a desarrollar el don o dones espirituales recibidos para funcionar eficazmente dentro del cuerpo: Efesios 4:16; 1ª Pedro 4:10.

f) Algunos han recibido dones y llamamientos para la dirección y supervisión del cuerpo: Efesios 4:11; 1ª Pedro 5:1-3.

g) Todos los miembros del cuerpo deben someterse a aquellos a quienes el Señor ha constituido en edificadores de los creyentes para la obra del ministerio: Hebreos 13:17.

J.Y.

SÉPTIMO ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO COMO SUMISIÓN A LA AUTORIDAD DE DIOS DELEGADA EN SU IGLESIA - SEGUNDA PARTE: LOS PASTORES-MAESTROS"

Texto básico: 1ª Timoteo 5:17.

INTRODUCCIÓN:

El pastor-maestro centra su labor en la predicación y la enseñanza. La expresión "doble honor" es la castellanización del término griego "diples times", que corresponde al latín "honorarium", lo que significa no sólo "honor" como reconocimiento de su dignidad, sino también de "sostén honorario": 1ª Tesalonicenses 5:12-13; 1ª Corintios 9:14.

A) LA EDIFICACIÓN DE LOS SANTOS:

Esta es la función primordial de los pastores-maestros: Edificar a los santos para la obra del ministerio. Esta labor se realiza mediante el ejercicio del don ministerial recibido y su testimonio ejemplar. La herramienta principal para el desempeño de esta labor es la enseñanza y predicación de la Palabra de Dios, mediante cuyo ministerio son equipados los santos, los fieles, para la obra del ministerio: Efesios 4:11-12; 2ª Timoteo 3:16-17.

B) EL GOBIERNO DE LA IGLESIA LOCAL: Hechos 20:28-35; 1ª Pedro 5:2; 1ª Timoteo 5:17; Hebreos 13:7, 17, 24.

a) ¿Cómo han de gobernar la iglesia los pastores-maestros?

i) Mediante la oración: Hechos 6:4.; Filipenses 1:9-11; Colosenses 1:9-12; Santiago 5:14-15.

ii) Mediante el estudio y proclamación de la Palabra de Dios: Hechos 6:4; 2ª Timoteo 2:15.

iii) Mediante la actuación en el mayor grado posible de unidad: Hechos 15:22; 1ª Corintios 1:10; Efesios 4:1-3; Filipenses 2:2.

iv) Mediante la actitud humilde: 1ª Pedro 5:2-3; Mateo 20:25-28; 23:11-12; 2ª Corintios 4:5.

v) Mediante la espera paciente: 2ª Timoteo 2:24-26; Hebreos 13:17.

vi) Conservándose en buen estado espiritual: Hechos 20:28; 1ª Timoteo 4:16.

vii) Protegiendo a la iglesia de "lobos" (falsos maestros): Hechos 20:28-31; Tito 1:7-9.

viii) Liberándose de intereses egoístas y actitudes de avaricia, dando ejemplo en la satisfacción de las necesidades de los hermanos: Hechos 20:33-35; 1ª Pedro 5:2.

b) ¿Cuáles han de ser los requisitos de los pastores-maestros? 1ª Timoteo 3:1-7.

i) Desear el oficio: v. 1.

ii) Estar a salvo del reproche: v. 2.; 1ª Timoteo 6:13-14.

ii) Ser esposos de una sola mujer: v. 2. Dos posturas en la historia de la iglesia: 1) No ser polígamo. 2) No ser un divorciado y vuelto a casar.

iii) No dados al vino. Esta expresión significa moderación en el consumo de bebidas alcohólicas (no ser adictos): vv. 2-3. (Proverbios 20:1; Romanos 14:13--15:2).

iv) Ser prudentes: v.2; Tito 1:8.

v) Ser respetables: v. 2.

vi) Ser hospitalarios: v. 2; Romanos 12:13; Hebreos 13:2.

vii) Ser aptos para enseñar: v. 2; 2ª Timoteo 2:24.

viii) No ser violentos: v. 3; Tito 1:7.

ix) Ser amables: v. 3; Tito 3:2; Santiago 3:17.

xi) No ser querellosos: v. 3; 2ª Timoteo 2:24; Tito 3:2.

xii) No ser amantes del dinero: v. 3; Hebreos 13:5.

xiii) Administradores de su casa: vv. 4-5.

xiv) No ser un neófito (recién convertido): v. 6.

xv) Tener buen testimonio para con los de afuera de la comunidad cristiana: v. 7.

C) RESUMEN:

a) Jesucristo ha constituido en su iglesia los dones de gobierno (servicio) de pastores-maestros (también llamados "ancianos" u "obispos") y diáconos.

b) El pastor-maestro tiene por fundamental labor la edificación (formación y equipamiento) de los santos (fieles) para la realización del ministerio, y sus herramientas básicas son la oración, la predicación y enseñanza de la Palabra de Dios y su ejemplo personal.

c) Y, como hemos estudiado, las Escrituras nos dan requisitos específicos y detallados para todos cuantos deseen desempeñar este ministerio en respuesta a la llamada del Señor.

J.Y.


OCTAVO ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO COMO SUMISIÓN A LA AUTORIDAD DELEGADA POR DIOS EN SU IGLESIA - TERCERA PARTE: EL DIACONADO".

Texto básico: Mateo 23:10-11.

INTRODUCCIÓN:

La palabra "diácono" se deriva del término griego "diakonos" y significa "aquel que rinde un servicio". Es neutra, y no tiene, por lo tanto, formas diferentes para el masculino y el femenino. Jesús la emplea en sentido amplio para referirse a todos sus discípulos, como hemos visto en Mateo 23:10-11.

Pablo la emplea en sentido secular para referirse a 1) los oficiales del gobierno ("magistrados" como "ministros" o "servidores"): Romanos 13:4. 2) También lo hace para referirse a nuestro Señor Jesucristo: Romanos 15:8. 3) Para referirse a un compañero de misión: Efesios 6:21; 4) e incluso para referirse a sí mismo: Efesios 3:7.

El término "diácono" se emplea también para referirse a hermanos y hermanas apartados para desempeñar funciones delegadas por los pastores-maestros en áreas de administración y servicio. Su mención, junto con los obispos o pastores y los santos en Cristo, demuestra la estrecha colaboración existentes entre ellos en la iglesia naciente: Filipenses 1:1.

En el Nuevo Testamento, los diáconos son escogidos por la asamblea y confirmados por los apóstoles, quienes oraron por ellos y les impusieron las manos en señal de aprobación y comisión: Hechos 6:1-6.

A) LAS RESPONSABILIDADES DIACONALES:

a) El testimonio del Nuevo Testamento es claro respecto a las labores desarrolladas por los diáconos y diaconisas, como hemos visto en Hechos 6:1-6. Veamos también Romanos 16:1-2, donde el sentido ministerial, de ayuda, queda evidenciado.

b) Las responsabilidades más generalizadas en la labor diaconal de las iglesias de nuestros días son las siguientes áreas:

i) Miembros del consejo de la iglesia local, participando de la supervisión general de la comunidad..

ii) Ministerio de misericordia y benevolencia (obra social).

iii) Ministerio de evangelización.

iv) Ayuda en el ministerio de visitación.


v) Ministerio de administración y finanzas.

vi) Ministerio de mantenimiento de las instalaciones del edificio de la iglesia.

vii) Ministerio de ayuda en la predicación y enseñanza, conforme a los dones recibidos del Señor.

c) Aunque todo diácono ha de desempeñar una o varias labores de servicio, esto no ha de ser impedimento para que los diáconos y diaconisas desarrollen otras áreas ministeriales, hasta el punto de que en determinadas circunstancias sea necesario que un diaconado requiera la dedicación a pleno tiempo a un determinado ministerio. Esteban y Felipe son dos claros ejemplos neotestamentarios:

i) Esteban: Hechos 6:5, 8-15; 7:1-60.

ii) Felipe: Hechos 6:5; 8:5-8; 8:26-40; 21:8.

B) LOS REQUISITOS DEL DIACONADO: 1ª Timoteo 3:8-13.

a) Ser dignos de respeto: v. 8.

b) Ser sinceros: v. 8; Santiago 3:8-12.

c) No ser adictos a la bebida alcohólica: v. 8; Proverbios 23:29-35; Romanos 14:13–15:2.

d) No ser codicioso: v. 8; 1ª Timoteo 6:6-10.

e) Guardar los misterios de la fe con clara conciencia: v. 9. Aquí conviene aclarar que "misterios" no se refiere a cosas ocultas, sino las verdades reveladas por el Evangelio. Una limpia conciencia es, pues, aquella que ha sido limpiada por la sangre de Jesucristo, y sabe que no ha hecho daño ni a Dios ni al hombre: Hechos 24:16; Hebreos 10:22.

f) Los diáconos y diaconisas han de ser probados primeramente: v. 10.

g) La irreprochabilidad ha de ser característica de todo ministerio, comprendido el diaconado.

h) Las esposas de los diáconos han de ser igualmente dignas de respeto: v. 11.

i) Han de ser esposos de una sola mujer: v. 12. En la historia de la iglesia hallamos dos tendencias al respecto: 1) No ha de ser polígamo; 2) No ha de divorciarse para volverse a casar.

j) Han de administrar correctamente sus casas: v. 12.

k) Todas estos requisitos han de ser muy seriamente considerados, por cuanto el ministerio diaconal es un llamamiento divino: v. 13.

C) EL DIACONADO FEMENINO:

a) Inmediatamente después de la Ascensión de nuestro Señor Jesucristo, hallamos a mujeres junto a los apóstoles y discípulos en el aposento alto, en Jerusalem. Desde el mismísimo comienzo de la iglesia, hallamos a las mujeres presentes en la labor del ministerio: Hechos 1:14.

b) María, la madre de Juan Marcos, el autor del Evangelio que lleva su nombre, donó su casa como lugar de reunión para la congregación cristiana. Parace ser que Lidia hizo lo mismo en Filipos: Hechos 12:12; 16:14-15.

c) De las 26 personas a quienes el apóstol Pablo cita en Romanos 16, encomiándoles por su ministerio cristiano, por lo menos 8 son hermanas, lo que representa nada menos que una tercera parte, algo infrecuente en el momento.

d) El Señor usó a Aquila y a su esposa, Priscila, para instruir y corregir a un joven predicador, Apolos: Hechos 18:24-26.

e) Felipe, uno de los primeros diáconos, quien también tenía el don ministerial de evangelista, tenía dos hijas que fueron usadas por el Señor en el ministerio profético: Hechos 21:8-9.

f) En Tito 2:3-5, Pablo encarga a mujeres maduras que enseñen a las más jóvenes.

D) LOS REQUISITOS DEL DIACONADO FEMENINO:

a) Los requisitos específicos del diaconado femenino están intercalados entre los del varón: 1ª Timoteo 3:8-10, 12-13.

b) Es digno de consideración el hecho de que el vocablo griego empleado en el v. 11 para la mujer ("giné") puede significar, como en castellano, tanto mujer como esposa. Los estudiosos del Nuevo Testamento han considerado las dos posibilidades: Si Pablo está hablando de las esposas de los diáconos o bien de las mujeres, casadas o no, que ejerzan el ministerio diaconal.

c) Han de ser dignas de respeto: v. 11; lo mismo que un diácono: v. 8.

d) No han de ser maliciosas de lengua: v. 11.

e) Igualmente que el varón, no han de ser dadas al vino: v. 11. También es aplicable a los pastores-maestros: 1ª Timoteo 3:2.

f) Han de ser fieles en todas las cosas: V. 11. No sólo respecto a sus obligaciones en la iglesia, sino primordialmente al Señor, a sus esposos y familias.

E) CONSIDERACIONES FUNDAMENTALES DEL DIACONADO SEGÚN HECHOS 6:2-4:

a) Los diáconos y diaconisas han de ser cristianos dispuesto a "servir a las mesas"; es decir, humildes como para realizar cualquier tarea que sea menester hacer: v. 2.

b) Deben ser cristianos de buena reputación; es decir, discípulos de Cristo de quienes otros den testimonio de su buen carácter: v. 3.

c) Deben ser cristianos llenos del Espíritu Santo. Esto significa que deben ser discípulos cuyas vidas son dirigidas por el Espíritu Santo, cuyo fruto debe manifestarse en su conducta: v. 3.

d) Han de ser cristianos llenos de sabiduría; es decir, capaces de descargar a los pastores-maestros de sus tareas administrativas, y de hacerlo con la sensibilidad y sentido precisos para tratar con cristianos y no cristianos, y frecuentemente resolver situaciones delicadas: v. 3.

F) RESUMEN:

a) Los diáconos y diaconisas son llamados por Dios, y escogidos por la comunidad cristiana, para desempeñar labores prácticas en la iglesia local.

b) Los diáconos y diaconisas deben satisfacer requisitos de carácter y espiritualidad para poder ser escogidos y comisionados por la comunidad para desempeñar sus ministerios.

c) En el Nuevo Testamento hallamos varios ejemplos de mujeres que realizaron este ministerio desde los primeros días de la iglesia.

d) Los diáconos y diaconisas han de ser discípulos dignos de respeto, fieles en todas las cosas.



J.Y.

NOVENO ESTUDIO: "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO COMO MIEMBRO DE LA COMUNIDAD CRISTIANA".

Texto básico: 1ª Corintios caps. 12-13.

INTRODUCCIÓN:

A) LAS RESPONSABILIDADES GENERALES DE TODOS CUANTOS FORMAMOS LA COMUNIDAD CRISTIANA SON CINCO:

a) Ser sal: Somos llamados a influir en nuestra sociedad mediante nuestro estilo de vida: Mateo 5:13.

b) Ser luz: Todos los cristianos somos llamados a dar testimonio del Evangelio mediante nuestras buenas obras, así como por medio de las palabras de testimonio de Cristo dondequiera que nos encontremos: Mateo 5:14-16.

c) Someternos a quienes el Señor ha puesto para nuestro bien como autoridades delegadas por Dios en su iglesia: Hebreos 13:7, 17; 1ª Tesalonicenses 5:12-13.

d) Prepararnos para el ministerio: Efesios 4:12-16.

i) Todos debemos vivir con actitud de discípulos; es decir, bajo disciplina. Todos debemos, cualesquiera sea nuestra posición dentro de la comunidad cristiana, estudiar y crecer en nuestro conocimiento y experiencia de los principios del Reino de Dios. Sólo así seremos discípulos maduros y estables.

ii) Todos debemos esforzarnos por descubrir los dones, ministerios y operaciones que el Señor reparte entre sus hijos e hijas, conforme a su soberana voluntad. Esto acontece fácilmente cuando estamos dispuestos a servir en lo que se nos encomienda, o satisfacer las necesidades que surgen en medio de la experiencia cristiana: Romanos 12:6-8; 1ª Pedro 4:10-11.

e) Todos debemos contribuir, cualesquiera sea nuestra posición en la comunidad cristiana, para el sostén económico de la iglesia y sus diversas misiones y ministerios, de tal forma que la iglesia del Señor no tenga necesidad de depender de estamentos ajenos, tales como el estado secular, etc.: Malaquías 3:8-10; 1ª Corintios 16:1-4; 2ª Corintios caps. 8-9; 1ª Timoteo 5:17-18.

B) ESTUDIEMOS DETENIDAMENTE MATEO 5:1-16 Y EXPRESEMOS ALGUNAS DE LAS MANERAS EN LAS QUE PENSAMOS QUE PODEMOS SER "SAL" Y "LUZ" EN NUESTRA COMUNIDAD. ILUSTRÉMOSLO CON EJEMPLOS PERSONALES.
C) RESUMEN:

a) Todos y cada uno de los miembros de la comunidad cristiana, cualesquiera sea nuestra posición dentro de ella, podemos tener la seguridad de haber recibido del Señor algún don, ministerio u operación. Por lo tanto, todos debemos procurar el ejercicio y desarrollo de tales dones dentro y fuera de la comunidad cristiana. Los pastores-maestros son los ministros constituidos por el Señor para edificar a los fieles en ese sentido.

J.Y.


DÉCIMO ESTUDIO - "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO COMO SUMISIÓN A LA DIRECCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO".

Texto básico: Romanos 8:1-2.

INTRODUCCIÓN:

El testimonio de todas las Escrituras en que Dios conduce a sus hijos e hijas.

A) DIOS CONDUCE POR SU ESPÍRITU:

a) Jesús fue conducido por el Espíritu Santo: Mateo 4:1.

b) El apóstol Pedro fue dirigido por el Espíritu Santo para predicar el Evangelio al gentil Cornelio: Hechos 10:19-20; 11:12.

c) Josué, cuyo ejemplo veremos más adelante en profundidad, escuchó y obedeció las direcciones dadas por el Espíritu Santo: Josué cap. 1.

d) La Biblia nos enseña que Dios dirige a sus hijos e hijas por medio del Espíritu Santo: Romanos 8:14.

B) DIOS CONDUCE A TRAVÉS DE LA ORACIÓN:

a) No hay dirección del Espíritu Santo fuera de la oración:

i) Debemos dedicar tiempo a la oración-adoración.

ii) Debemos aprender a escuchar al Señor en nuestra oración.

b) La vida de oración de Jesucristo ha de ser nuestro ejemplo supremo:

i) Lucas 5:16 nos habla de frecuencia.

ii) Marcos 1:35 nos habla de buscar lugar y momento adecuados, sin interferencias ni interrupciones.

c) Lucas 5:15-16 nos muestra que aunque el Señor estaba muy ocupado en la predicación, la enseñanza, la liberación y la sanidad, siempre hizo tiempo para orar.

d) Jesús dedicó largos períodos de tiempo a la oración. En ocasiones, no durmió sino que dedicó toda la noche a la oración: Lucas 6:12.

e) La oración del Señor, del Padrenuestro, debe ser nuestro modelo: Mateo 6:9-13.

i) "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre." v. 9 Esta es la entrada en la presencia del Señor, con alabanza y exultación: Salmo 100:4.

ii) ¿Cómo hacerlo? Cantando un himno o una canción de alabanza. Leyendo un Salmo de alabanza. Meditando en los motivos que tenemos para adorar y alabar al Señor, expresándolo en voz audible.

iii) "Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra." (v. 10). Esta es la llamada a interceder para que el Reino de Dios sea supremo en la tierra, como lo es en el cielo. Es tiempo de interceder por nuestra familia, por nuestros amigos, por la iglesia local, por la iglesia universal, por los pastores, diáconos y demás ministerios, por los misioneros que han salido de entre nosotros para proclamar el Evangelio en otras latitudes, y por los que han venido a nuestra tierra a hacer lo propio.

iv) A través de la oración de intercesión podemos ser partícipes de la visión de Dios y de ese modo orar conforme a su voluntad.

v) "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy." (v. 11). Oremos por nuestras necesidades inmediatas: Necesidades económicas, confrontación con problemas y retos, y liberación de la preocupación y el temor, reivindicando la promesa del Señor: Filipenses 4:6.

vi) Este es momento para alimentarnos con la Palabra de Dios, por cuanto no hemos de vivir sólo de pan, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios.

vii) "Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores." (v. 12). Conviene tener presente que el sentido de "nosotros perdonamos" es "nosotros hemos perdonado".

viii) Este es el momento de orar confesando nuestros pecados y rogando al Señor nos haga conformes al carácter de nuestro Señor Jesucristo.

ix) Debemos orar y pedir perdón por cualquier actitud crítica que podamos tener hacia otros.

x) Al hacer esto, brotarán hasta la superficie posibles raíces de amargura por heridas pasadas. Tengamos presente que las heridas y amarguras suelen regresar, aunque ya hayamos tratado con ellas. Entreguémoslas al Señor. Recordemos que Jesús nos ha enseñado que debemos perdonar cuantas veces sean precisas.

xi) Perdonemos a nuestros enemigos y a cuantos nos hayan procurado o hecho mal.

xii) "Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal." (v. 13). Terminemos nuestro período de oración-adoración pidiendo la protección del Señor para nuestra propia vida, nuestra familia, nuestra iglesia, etc.

xiii) Pidámosle al Señor nos mantenga alejados de aquellas situaciones en las que fácilmente caeríamos en pecado.

xiv) Pidámosle al Señor que nos dé fuerzas para vencer toda tentación que podamos estar enfrentando o a punto de enfrentar.

C) ASEGURÉMONOS DE QUE ES DIOS, POR LA BENDITA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO, QUIEN NOS ESTÁ HABLANDO:

a) Examinemos la experiencia de Josué: Josué caps. 1-3.

i) Josué fue guiado por los principios de las Sagradas Escrituras: Josué 1:7-8.

ii) Josué compartió los procesos de toma de decisión en colaboración y unidad con otros dirigentes del pueblo de Dios: Josué 1:10-11.

iii) Josué buscó la colaboración y la unidad entre sus hermanos en el proceso de la toma de decisiones: Josué 1:16-18.

iv) Josué probó las circunstancias al enviar a los espías a la tierra que había de conquistar, y lo hizo antes de entrar en ella, siguiendo las directrices del Señor: Josué 2:1.

v) Josué actuó en fe cuando supo con certeza lo que el Señor quería que hiciera: Josué 3:6.

D) UNA PALABRA DE ADVERTENCIA:

a) Las "impresiones" puede proceder de fuentes ajenas al Espíritu Santo.

i) Las personalidad fuerte de aquellos con quienes convivimos pueden ser frecuentes fuentes de impresiones.

ii) Las circunstancias físicas, especialmente las adversas, suelen colorear la realidad mucho más que tratándose de un sueño.

iii) Las impresiones pueden proceder también de los enemigos espirituales, las huestes de maldad que buscan siempre como desestabilizar a los hijos e hijas de Dios. Contrastar Efesios 2:6 con 6:12.

iv) Es esencial, por consiguiente, que toda "impresión espiritual" sea contrastada y cotejada con las Sagradas Escrituras y con el sentido común. Éste también es don de Dios, fundamental para la vida de los hombres: 2ª Pedro 1:16-21.

v) La Palabra de Dios nos ayuda a discernir entre el alma y el espíritu; es decir, entre la verdad de Dios hablada a nuestro espíritu por el Espíritu Santo, y las muchas voces que puede escuchar nuestra alma ("psyje"): Hebreos 5:12.

vi) En la experiencia de Josué, después de que el Señor le hablara y le pidiera que tomara la dirección del pueblo en el lugar de Moisés, el Señor le resaltó la importancia de estudiar y obedecer las Sagradas Escrituras: Josué 1:7-8.

vii) Nuestra comunicación con Dios en el ámbito del Espíritu debe siempre circunscribirse a los confines de la Palabra de Dios. Todo ha de ser conforme a las Escrituras.

viii) Las falsas influencias de este mundo tratarán de engañar nuestras almas (mentes) y conducirnos por caminos contrarios a los principios de la Palabra de Dios, apartándonos de los mandamientos y ordenanzas del Señor.

ix) Sólo mediante la constante consulta de las Sagradas Escrituras podremos mantenernos libres de errores, así como plenamente capacitados para discernir entre la voz de Dios y otras voces extrañas.

x) Tengamos muy presente que la Biblia no es un libro de aforismos y hermosos principios imposibles de poner en la práctica, como una especie de idealismo trasnochado, sino de principios que trascienden al tiempo y al espacio. Difícilmente hallaremos una situación en la vida para la que las Sagradas Escrituras no tengan una clara enseñanza. Veamos algunos ejemplos muy prácticos:


* Atuendo: 1ª Pedro 3:3-4; 1ª Timoteo 2:9.


* Conversación: Efesios 4:15, 29; 5:4.


* Venganza por heridas y ofensas, y la defensa de nuestros derechos: Romanos 12:19-21; Mateo 5:38-48; 1ª Pedro 2:19-21.


* Perdón: Efesios 4:32; Marcos 11:25-26.


* Conformidad al mundo: Romanos 12:2; 1ª Juan 2:15-17; Santiago 4:4.


* Ansiedades y preocupaciones: Mateo 6:25-34; Filipenses 4:6-7.


E) LA INCIDENCIA DE OTROS HERMANOS FIELES: Josué 1:10-11.

a) Josué compartió con otros hermanos lo que él creía que era la voluntad de Dios.

b) Nadie podrá decirte cuál es la voluntad de Dios para tu vida, pero hermanos fieles que viven en santidad te podrán ayudar a discernir mejor esa voluntad del Señor para tu vida. Ese es uno de los beneficios que se derivan de las palabras de nuestro Señor Jesucristo: Mateo 18:20.

F) COOPERACIÓN Y UNIDAD: Josué 1:16-18.

a) En el consejo de los hermanos (consejo significa aquí la unión en oración y búsqueda de la voluntad del Señor) se puede oír la voz del Señor. De ahí la práctica neotestamentaria de no iniciar ministerios sin contar con la aprobación y bendición de la iglesia. La unidad de propósito y la cooperación son imprescindibles en el ministerio cristiano: Filipenses 2:1-2.

b) Cuarenta años antes, Josué había sabido, junto con Caleb, cuál era la voluntad de Dios: Ambos supieron que era el momento para entrar en la tierra prometida. El pueblo, sin embargo, rehusó obedecer al Señor. Josué y Caleb hubieran podido iniciar la invasión de la tierra por su cuenta, sin contar con el pueblo de Dios, pero esperaron hasta que se levantó una nueva generación de hombres y mujeres dispuestos a cumplir la visión y el propósito de Dios para su pueblo: Números caps. 13-14.

c) El Salmo 133 es un retrato perfecto de la bendición de la unidad del pueblo de Dios. Esa es la clave para el éxito en toda empresa cristiana. Nehemías es un magnífico ejemplo de un hombre que recibió una visión de parte de Dios, y luego la presentó ante sus hermanos, quienes, unánimemente, aceptaron el reto y realizaron el trabajo contra todos los enemigos y dificultades imaginables: Nehemías 2:17–3:32.

G) EL PAPEL DE LAS CIRCUNSTANCIAS:

a) Las circunstancias apuntan hacia el tiempo de Dios:

i) Josué envió espías a la tierra prometida: Josué 2:1. ¿Fue por falta de fe? No. Pero Josué quería saber si era el momento oportuno para que el pueblo cruzara el Jordán. Cuando el Señor nos muestra lo que hemos de hacer, pero no nos indica el momento, debemos asegurarnos de cuál es el tiempo de Dios. Son frecuentes nuestros errores al dar pasos prematuros. A veces, por el contrario, pasa el tiempo de Dios mientras nosotros hemos permanecido pasivos e indolentes.

ii) Las circunstancias pueden ayudarnos a verificar el tiempo de Dios, pero no hemos de permitir que las circunstancias gobiernen nuestras vidas. El hecho de que las circunstancias no sean favorables no significa que hemos de cambiar nuestro pensamiento respecto a lo que sabemos que es la voluntad de Dios: Santiago 1:5-8.

iii) Las circunstancias que bloquean el camino para la ejecución por nuestra parte de la voluntad de Dios, pueden ser cambiadas mediante la oración: Mateo 17:20-21.

iv) Debemos permanecer sensibles a la intervención de Dios en nuestras circunstancias para discernir el tiempo del Señor y su perfecta voluntad: Hechos 16:6-10.

v) Las circunstancias no deben ser determinantes en nuestra decisión respecto al tiempo de actuar, sino un indicativo, entre otros, que el Espíritu Santo usa para llamar nuestra atención.

H) LA FE EN ACCIÓN:

a) Llega el momento en que Dios imparte una convicción interior de fe: Mateo 17:20; Hebreos 11:1. Dios provee una certeza que supera toda explicación.

b) Santiago 2:17-26 deja perfectamente claro que la fe genuina sólo es completa cuando mueve a la acción. Veamos tres ejemplos bíblicos que ilustran lo que venimos diciendo:

i) Moisés: Extendió su vara y Dios abrió el Mar Rojo: Éxodo 14:15, 21.

ii) Josué: Las aguas del Jordán no se abrieron hasta que los pies de los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza tocaron el agua de la orilla: Josué 3:14-16.

iii) Jonatán: Cuando Jonatán y su criado tuvieron clara la voluntad de Dios, y a pesar de que solamente eran dos hombres, iniciaron su lucha contra todo el ejército filisteo: 1º Samuel 14:1-23.

I) LOS OBSTÁCULOS QUE INTERFIEREN CON EL PASO DE LA FE EN ACCIÓN:

a) Las actitudes negativas: Éxodo 4:10-13.

b) Dios no llama necesariamente a personas de grandes talentos: 1ª Corintios 26-27. La elección de los apóstoles por parte del Señor es una magnífica prueba de que Dios no llama en base a nuestras capacidades, sino en función de lo que Él pretende hacer con nosotros y a través de nosotros.

c) 2ª Corintios 12:9 muestra que el Señor no actúa en base a quienes somos o lo que somos, sino en función de que nos pongamos en sus manos y dejemos que Él obre. A nosotros sólo nos corresponde actuar en fe.

d) La indecisión: Si oramos pidiendo al Señor sabiduría para discernir la voluntad de Dios, y el Señor no ha dado fe para llevar a cabo lo que nos ha pedido que hagamos, debemos obedecer en la certeza de que el Señor obrará a través de nosotros: Santiago 1:6-8.

e) A veces la indecisión no es resultado de no saber lo que hemos de hacer, sino de saberlo pero no actuar, generalmente por causa de algún temor oculto. En esos casos, la necesidad de oración suele ser una mera excusa para no hacer o demorar la decisión de obedecer: Éxodo 14:15.

J.Y.

UNDÉCIMA LECCIÓN - "LA MANSEDUMBRE DEL DISCÍPULO COMO SUMISIÓN A LA DIRECCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO - REPASO".

a) Leamos los capítulos del 1 al 3 del libro de Josué.


b) ¿Qué le dijo el Señor a Josué? 1:2.


c) ¿Qué promesas le hizo el Señor a Josué? 1:3-5.


d) ¿Cuáles fueron los cuatro mandamientos que el Señor le ordenó a Josué para que pudiera realizar lo que el Señor le había encomendado?


e) ¿Por qué compartió Josué las órdenes del Señor con los oficiales del pueblo? ¿Qué pretendía y por qué? 1:10-18.


f) Leamos Proverbios 12:15 y 19:20. ¿Buscas el consejo de hermanos que viven en santidad cuando necesitas ayuda para discernir la voz del Espíritu Santo? ¿Puedes compartir alguna experiencia, sin mencionar nombres?


g) ¿Crees que Josué demostró falta de fe al enviar a los espías a la tierra prometida? Explica tu respuesta. Ahora vamos a leer Números 13:1-21.


h) ¿Cómo ayudó el Señor a los espías y qué fue lo que ellos descubrieron?


i) ¿Cómo fue interpretado el informe de los espías?


j) ¿Qué has aprendido acerca de la mansedumbre en estas semanas que hemos dedicado a su estudio según las Escrituras? ¿Puedes compartir alguna experiencia personal de tu puesta en práctica de estas lecciones?

J.Y.