Comunidad Cristiana Eben-Ezer: Estudios biblicos
Imprimir esta ventana

LA ANSIEDAD :

Mateo 6:25-34.

INTRODUCCIÓN:

Jesús continúa confrontado la justicia del Reino de Dios con la justicia de los escribas y fariseos.

En la lección anterior, sobre las cosas materiales, veíamos Mateo 6:19-24, que vamos a leer de nuevo ahora.

En este pasaje, Jesús nos exhorta a:

•  Hacernos tesoros en los cielos.

•  Mantener limpio nuestro ojo.

•  Y servir a Dios, y no a “Mammón”.

Pero si seguimos aprendiendo de nuestro Señor acerca de las cosas materiales, ¿qué nos enseña acerca de las necesidades físicas?

 

  1. •  Comenzando con el versículo 25, Jesús nos enseña que no hemos de PREOCUPARNOS por las cosas materiales:
    1. •  Primeramente, una pregunta: ¿No es la vida más que la comida y la ropa?
    2. •  El original griego que en castellano traducimos por “afanarse” o “preocuparse” tiene el matiz de “distraerse”. Es decir, no debemos permitir que la comida y el vestido nos distraigan de las cosas más importantes de la vida. Recordemos a Marta: Lucas 10:38-42.
    3. •  Este argumento de “más y menos importante” es similar al que hallamos en Romanos 8:32.
    4. •  La comida y la ropa son necesarias, pero la vida y el cuerpo son mucho más importantes que la comida y el vestido.
    5. •  ¿Quién nos ha dotado de vida y cuerpo? DIOS.
    6. •  Si el Señor es poderoso para proveernos de vida y de cuerpo, podemos estar seguros de que Él también nos proveerá de comida y vestido para sustentar nuestra vida y nuestro cuerpo.
    7. •  El que ha demostrado tanta bondad al diseñar nuestros cuerpos, y soplar en ellos el aliento de la vida, nos bendecirá igualmente con las cosas perecederas de la comida y el vestido.
  2. •  Jesús nos insta a contemplar las aves de los cielos: v. 26. (El original griego dice: “las aves del aire”).
    1. •  Es un argumento de confianza en la providencia divina. Los pájaros, tan frágiles y perecederos, son un ejemplo de la providencia de Dios, quien satisface todas sus necesidades.
    2. •  Ahora bien, esto no significa que los pájaros no tengan que trabajar buscando su alimento cada día, procurando hallar semillas, gusanos, insectos, preparando sus nidos y alimentado a sus pequeños.
    3. •  Pero las aves no serán nunca culpables de la insensatez del rico necio de la parábola: Lucas 12:16-21.
    4. •  Una buena pregunta: “¿No valéis vosotros más que los pájaros?” Contrastar con el v. 25.
  3. •  Si Dios por medio de su providencia suple todas las necesidades de las aves, ¿qué no hará por los hijos de los hombres?
    1. •  Hallamos un argumento semejante en Mateo 10:29-31.
    2. •  ¿No valemos más que los pájaros?
    3. •  ¿No hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios?
    4. •  ¿No hemos sido redimidos (saldada nuestra deuda por nuestro pecado) por la preciosa sangre de Jesucristo?
    5. •  ¿Por qué hemos, pues, de vivir preocupados, afanados, angustiados, estresados, pensando siempre y obsesivamente en la satisfacción de nuestras necesidades materiales?
    6. •  ¿Por qué permitimos que esas cuitas nos distraigan de las cosas más importantes de la vida?
  4. •  Otra buena pregunta: “¿Quién de vosotros podrá añadir, por mucho que se afane, un codo a su estatura? (“codo”, la distancia de la mano al codo). v. 27.
    1. •  Es un argumento que ilustra la fragilidad e impotencia del hombre por sí mismo.
    2. •  Nos ayuda a entender la inutilidad de la preocupación y el afán obsesivos. Es decir, por mucho que nos preocupemos o nos afanemos no vamos a aumentar en estatura.
    3. •  La implicación de la enseñanza es que por muchos que nos afanemos y nos preocupemos no vamos a lograr la garantía de que vamos a tener comida y vestido para el día de mañana.
  5. •  A continuación, Jesús nos invita a echar una mirada a los lirios del campo: vv. 28-30.
    1. •  El argumento es idéntico al del v. 26. Crecen totalmente despreocupados.
    2. •  Y, sin embargo, su gloria es superior a la de Salomón.
    3. •  ¿Cómo es eso posible? Porque Salomón vivió entre preocupaciones, cuitas, afanes, guerras, intrigas, pero los lirios del campo sólo dependen del cuidado amoroso de la providencia divina.
    4. •  Si Dios viste a los efímeros lirios con semejante realeza, los cuales hoy están y mañana ya han desaparecido ¿cuánto más no hará por nosotros, los hijos de los hombres, en quienes están sus delicias?
    5. •  Esta es la verdadera prueba de nuestra fe.
  6. •  El resumen de Jesús respecto a nuestra ansiedad por las cosas materiales: vv. 31-34.
    1. •  Los gentiles (los hombres sin Dios), naturalmente, se afanan por estas cosas.
    2. •  Pero cuando tenemos a Dios por Padre, hemos de aprender a descansar en Él, mientras nosotros hacemos lo que debemos hacer.
    3. •  ¿Y qué es eso? “Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia”: v. 33.
    4. •  Eso quiere decir que el reinado de Dios, su voluntad perfecta, debe de ser la prioridad por excelencia en nuestras vidas.
    5. •  ¿Cómo? Sirviendo a Dios, en vez de a “Mammón”.
    6. •  Permitiendo que el Señor limpie la lámpara de nuestro cuerpo, que es nuestro ojo, con el colirio del Espíritu Santo, para que todo nuestro cuerpo se llene de todo lo bueno, santos, justo y limpio.
    7. •  Haciéndonos tesoros en los cielos, donde nada ni nadie podrá robarlos ni deteriorarlos.
    8. •  ¿Cómo? Mateo 19:21; Lucas 12:33-34; 1ª Timoteo 6:17-19.
    9. •  Si ponemos en práctica esta lección de nuestro Bendito Maestro, podemos tener la plena seguridad de que nuestras necesidades físicas, que el Señor sabe precisamos, serán satisfechas.
  7. •  No nos afanemos por el mañana:
    1. •  Hoy ya tiene bastante trabajo y afán como para que nos preocupemos anticipadamente por el día que ha de venir.
    2. •  El “pasado” está pasado, y depende de la misericordia de Dios; el “mañana” está en las manos de la providencia divina; “hoy” es el presente, y “presente” es un “regalo”. “Hoy” es el regalo que Dios ha puesto delante de ti. ¡¡CARPE DIEM!! (Alocución latina que significa “¡Agarra el día!”).

 

CONCLUSIÓN:

  1. •  ¿Recordáis el estribillo de aquella canción que decía: “Don't worry! Be happy!”? (“¡No te preocupes! ¡Sé feliz!”). La versión de parte de Dios nos llega de labios de Jesús: “¡No os afanéis! ¡Buscad primeramente a Dios y su Reino, y seréis felices!”
  2. •  Si somos capaces de grabar esto en nuestro corazón, nuestra vida será como una casa edificada sobre la roca: Mateo 7:24-25.
  3. •  Si nos hacemos tesoros en los cielos, nuestro Padre celestial nos proveerá de todo lo necesario, mientras nosotros hacemos lo que Él pone delante de nosotros para hacer.
  4. •  Pero si no seguimos la enseñanza de Jesús, nuestro afán y preocupación se centrarán en “Mammón” y en todo lo que este diosecillo falso engañosamente nos promete… Cosas perecederas que sólo despertarán en nosotros frustración, decepción, desilusión y desengaño.

En nuestro próximo estudio entraremos en la enseñanza de Jesús sobre la relación del hombre con el hombre: Mateo 7:1-12.

J.Y.